Saltar al contenido

No hay boda sin arroz, pero tampoco sin fotomatón

alquiler fotomatón, historia, DNI, boda, comuniones, atrezzo, técnico, eventosHubo  un tiempo en que todos llevábamos en nuestras carteras algún que otro DNI o pasaporte en el que por las prisas lucíamos fotos de fotomatón. No siempre quedaban como uno pretendía, pero a veces te deparaban gratas sorpresas. ¿Te acuerdas de aquellos tiempos?

Siempre estaban estratégicamente ubicados al lado de una delegación de la Policía Nacional o en el interior de un consulado para asistir al despistado de turno que había acudido sin las fotos pertinentes o que le faltaba alguna para el trámite. ¡Qué tiempos aquellos! Ahí estaba siempre un oportuno fotomatón para solucionar el desaguisado.

Lo cierto es que los primeros fotomatones aparecieron en la metrópoli por excelencia en 1925. Sí, Nueva York.

También tenían su clientela en los centros comerciales donde el chavalerío y los pandas de amigos de cualquier edad entraban a hacerse una simpática foto de grupo. No obstante, llegaron los móviles con una cámara acoplada y aquel idilio con el fotomatón se acabó.

Tras años de olvido y de agonizar en las calles donde apenas una o dos personas entraban a lo largo del día, algún avispado –no podemos concretar quién– se percató de que los fotomatones tenían muchas posibilidades en eventos como bodas o comuniones, entre otros.

Por lo tanto, al lado de ese señor que corta jamón de bellota como un descosido para deleite de los asistentes que devoran los platos, encontramos la típica cabina de fotomatón preparada para que los invitados suelten unas risas en su interior.

Va de sobra preparada: atrezzo para caracterizar a los asistentes e instantáneas en color o en un nostálgico blanco y negro. Y si surgen problemas, don’t worry, pues hay un técnico desplazado por la empresa responsable del alquiler que se ocupa de soluicionar todas las contingencias.

Por supuesto, no faltan las fotos de los móviles de los invitados, pero el fotomatón tiene su público y parece que no hay boda sin arroz, pero tampoco sin el alquiler de un fotomatón.

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies